Consejos de Salud

enflor

Pautas generales de dietética

  • Siempre que sea posible, consuma productos de cultivo biológico.
  • Las frutas y las verduras deben ser frescas, de la estación, de cultivo local y, a ser posible, biológico, es decir, cultivadas sin productos químicos. Todo ello garantiza unas mejores cualidades nutricionales.
  • Use métodos culinarios de preparación que precisen una menor cantidad de grasa: hervidos, al vapor, asados, al horno, a la plancha o a la parrilla.
  • Las legumbres pueden comprarse cocinadas en tiendas especializadas o bien en conserva siempre y cuando sean de buena calidad.
  • Para aliñar y cocinar, utilice dos cucharadas soperas al día de aceites vegetales de primera presión en frío. Es aconsejable incluir en nuestra alimentación aceites de frutos o semillas diversos (oliva, sésamo, camilina…), ya que su composición en ácidos grasos es diferente.
  • Los aceites deben conservarse en envases que les protejan de la luz, así como convenientemente cerrados, para evitar su oxidación
  • Para que el organismo pueda realizar una buena depuración es importante beber abundante cantidad de líquido fuera de las comidas, ya sea en forma de agua mineral, infusiones de hierbas o té de tres años.
  • Evite el azúcar y los edulcorantes. En caso necesario, se puede utilizar miel, estevia o sirope de agave.
  • Durante el embarazo evite comer pescado azul de gran tamaño (atún, salmón…), ya que puede contener metales pesados y ser  perjudiciales para el feto.
  • Es conveniente hacer actividad física de forma regular. Una forma muy adecuada de hacer ejercicio es caminar a paso ligero durante una hora diaria. De este modo conseguiremos prevenir el sobrepeso y la osteoporosis.

Consejos para mejorar la digestión y obtener más energía

  • Procure comer de forma relajada y sin prisas.
  • Mastique y ensalive bien los alimentos para facilitar la digestión.
  • Beba poco líquido durante las comidas.
  • No tome habitualmente alimentos ni bebidas frías.
  • Consuma preferentemente alimentos de la estación y de cultivo local.
  • Haga cinco comidas al día (desayuno, comida y cena y un tentempié a media mañana y a media tarde). No se salte ninguna comida.
  • Deje pasar unas tres horas antes de acostarse.
  • El desayuno debe ser una de las principales comidas del día, mientras que la cena ha de ser muy ligera.
  • Limite aquellos alimentos que son de naturaleza fría y disminuyen la fuerza de la digestión (tomate crudo, berenjena, pimiento crudo, yogur, azúcar, helados, sandía, plátanos).
  • Ingiera cereales integrales.
  • Seleccione carnes magras, preferentemente biológicas. Quite toda la grasa cruda visible antes de cocinarla. Escurra el exceso de grasa después de cocinarla, o enfríe el caldo de la cocción y retire la grasa solidificada (que es siempre saturada). Retire siempre la piel del pollo antes de cocinarlo.
  • Consuma preferentemente alimentos de origen vegetal en lugar de los de origen animal.
  • Evite alimentos preparados comercialmente; suelen ser ricos en grasas saturadas tipo trans, responsables de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.
Top